Volver
Logis Hôtels - Votre séjour dans les Pays de la Loire

Su estancia en la región del Loira, turismo ecológico entre el mar y la montaña

Su estancia en la región del Loira le transporta al corazón de la misteriosa Brière, la Venecia verde, los pueblos trogloditas, al canto gregoriano y a su fantástico arte popular.

Turismo verde en la región del Loira

¡Una estancia en la región del Loira, pura agua, pura vida! Dispone de al menos 400 km de cursos de agua navegables para disfrutar de un largo crucero en pequeñas gabarras, chalanas, barcas o «foigouilles». El Mayenne, el Maine, el Sarthe, el Oudon... todos se pueden descender, al igual que el Erdre, río flanqueado por palacetes y mansiones utópicas como las «Folies Sifflait», excéntricamente encantadoras, con sus pabellones en trampantojo y sus escaleras que no conducen a ninguna parte.

Y por supuesto el Loira, que hay que descubrir en «gabare», una embarcación de quilla plana y velas cuadradas, herencia del s. XIX. Al oeste de Nantes aparece la misteriosa región de Brière, donde abundan los canales y las turberas en una superficie de 20.000 hectáreas, que se puede visitar además en chalana desde Trignac o St-Liphard.

En este el paraíso donde viven el carbonero, la focha y el pechiazul, entre otros, puede visitar la Maison de l'Éclusier (la casa del guardaesclusas) y, sobre todo, Kerhinet, un pueblecito de casas típicas de tejado de caña y junco de la marisma, que parece sacado de un cuento de hadas. En la ribera opuesta del río, el lago de Grand-Lieu, una de las más bellas reservas naturales de agua de Europa, alberga la garza, el ánade friso y una alfombra de flores de nenúfar en julio.

Más al sur, las marismas de Poitou, con sus pequeñas parcelas flanqueadas por canales, atraen también a las aves migratorias, las aves de paso y los turistas sensibles al encanto de esta «Venecia verde».

Su estancia en la región del Loira en bicicleta, a caballo o en coche

No muy lejos se encuentran la ciudad de Fontenay-le-Comte, citada por Rabelais; el casco histórico de Vouvant, encantado por la leyenda de Mélusine; los castillos de Pouzauges y Tiffauges, feudos de Gilles de Rais, el bien llamado Barba Azul… Tantas otras posibilidades de una escapada por tierras de La Vendée.

En Anjou, la filosofía budista tiene espacio propio en el parque oriental de Maulévrier y el aroma del Jardin des roses (rosaleda) de Doué-la-Fontaine se siente en el ambiente, mientras que en Fontevraud descansa para siempre la bella Leonor de Aquitania. En este Maine-et-Loire, hay que ir «tierra adentro» para visitar, además, las cuevas de Rocheminier y las criaturas bestiales talladas en la caverna de Dénezé-sous-Doué y en Noyant-la-Gravoyère, la «mina azul» y sus vetas de pizarra.

En la Sarthe, las bóvedas góticas de la abadía de Solesmes conforman un ambiente cargado de espiritualidad, aún mayor cuando en ellas resuenan los más bellos cantos gregorianos. En el valle, un poco más lejos, aparece Malicorne, célebre por su cerámica y sus azulejos, cuyos talleres se abren a la mirada de los curiosos.

En Mayenne, le encantará pasear por las callejuelas de Sainte-Suzanne, deliciosa ciudad medieval, y asombrarse en Cossé-le-Vivien, frente a la fortaleza del arte fantástico creado por Roger Tatin.

Las capitales regionales merecen asimismo una parada. Cabe destacar el casco antiguo medieval y el museo del automóvil en Le Mans, el tapiz del Apocalipsis en Angers, la Escuela de Equitación de Saumur, el museo Jules Verne y el pasaje Pommeraye en Nantes...

El turismo azul, imprescindible en la región del Loira

Aún nos quedan el mar y las largas playas de La Baule, la Tranche y Saint-Jean-de-Monts, y el encanto de las islas de Yeu y Noirmoutier, al que es muy agradable llegar por el Gois con marea baja. En el Ocearium de Le Croisic, en 600 m3 de agua marina, chapotean el pez escorpión, el pingüino y el tiburón, entre otros escuálidos.

El litoral, con sus seis centros de talasoterapia, es el lugar ideal para recuperar la forma y el paraíso de los golfistas y los navegantes. La brisa cargada de yodo que sopla aquí abre todos los apetitos.

Después de haber degustado los salmones y los lucios con mantequilla blanca, la anguila a la plancha con sarmientos, las rillettes de Le Mans y el bistec «Châteaubriant», sólo le queda extasiarse ante una mariscada y un vaso de vino del Loira y dejarse embriagar por la deliciosa brisa marina.

Disfrute de una estancia en un hotel restaurante Logis y déjese envolver por la riqueza de la región del Loira.

¿Le ha fascinado su estancia en la región del Loira? Descubra los maravillosos paisajes de la cercana BRETAÑA o deguste las delicias que le depara una región como AQUITANIA. Consulte nuestra GUÍA TURÍSTICA e infórmese de su próximo destino de vacaciones.