Volver
Logis Hôtels - Votre séjour en Poitou-Charentes

Su estancia en Poitou-Charentes: naturaleza, tradición y futurismo

¿Sueña con pasar una estancia en Poitou-Charentes? Esta región, bañada por el océano, es la más soleada del oeste de Francia y le invita a disfrutar de sus playas de fina arena o a viajar en el tiempo, hacia el pasado de sus monumentos románicos y al futuro de Futuroscope…

Baños de sol en Poitou-Charentes

Durante el siglo XIX, Royan puso de moda los baños en el mar. Hoy en día, sus cinco playas, protegidas del viento del oeste, continúan atrayendo a aquellos que desean disfrutar de los placeres del mar, el sol y la playa.

Cerca de ahí se encuentran Saint-Georges de-Didonne y Saint-Palais, bordeadas de pinares y encinares; Meschers, empotrada entre dos acantilados frente al estuario de la Gironda y, más al norte, Fouras, Châtelaillon, La Palmyre... Las localidades de veraneo, de ambiente familiar, abundan en esta costa donde van a recalar marineros, windsurfistas y constructores de castillos de arena.

En alta mar, le esperan las islas de Ré, Aix y Oléron, sus interminables playas, su cielo luminoso y su vegetación meridional. La mejor manera de recorrer la isla de Ré es en bicicleta para observar, entre el espigón y la marisma invadida de salicor, las garzas y los gansos salvajes...

En Oléron, los puestos de los ostricultores le permiten degustar las célebres ostras de Marennes-Oléron, cuyo color verde se debe a una pequeña alga llamada «navicelle bleue». De Aix conservará el recuerdo de una pequeña isla sin coches con calles floridas de malvavisco. En la distancia se perfila el fuerte Boyard...

Excursiones en Poitou-Charentes

Junto a las playas del litoral, no deje de pasear por ciudades cargadas de historia: La Rochelle y su viejo puerto al abrigo de tres torreones medievales; Rochefort, cuya Cordelería Real flanquea el Charente; Brouage, antiguo puerto fortificado dedicado al comercio de la sal y desde entonces abandonado por el mar en medio de las marismas; Saintes, la antigua ciudad milenaria de blancas fachadas; La Roche-Courbon y su castillo de la Ruta de los tesoros de Saintonge...

Puede remontar asimismo el valle de la Charente, de Rochefort a Angoulême, a bordo de una pequeña gabarra y sentir el vaivén de las mareas hasta Saint-Savinien, que vale la pena visitar por su viejo puerto batelero y su iglesia de campanario cuadrado. A continuación se perfila Cognac.

En todos los carteles y estandartes... las grandes casas le ofrecen la posibilidad de descubrir sus bodegas y de contarle unos cuantos secretos: la elaboración, el envejecimiento y una pequeña historia. No deje de visitarlas por el placer y el afán por aprender y recuerde que si no es por el error de un viticultor que hace cuatro siglos quemó dos veces su vino en el alambique, el coñac no existiría.

Del arte románico a las marismas de Poitou

¡Descubra el rico patrimonio de Poitou-Charentes! Testigos de una arquitectura nacida en el camino de Santiago, unos seiscientos edificios románicos construidos entre el siglo X y el XII trazan la vida cotidiana, las creencias y las quimeras de la Edad Media.

En Angoulême, no deje de ver los setenta personajes de la catedral Saint-Pierre; en Poitiers párese ante la fachada de Notre-Dame-la-Grange, visite Saintes, Chauvigny, Saint-Savin-sur-Gartempe, Melle, Aulnay...

Aquí, entre Vendée y Poitou, se extendía hasta el año 600 un golfo marino, el Golfo de los Pictons. Los monjes cistercienses decidieron desecarlo y contribuyeron a crear la fisonomía de las marismas de Poitou. La mejor manera de recorrerlo es alquilando una barca: una «plate» guiada por un batelero para adentrarse en este laberinto de «conches», canales y esclusas donde pululan las anguilas, las carpas, las luciopercas, las percas y los lucios.

Poitou-Charentes, tierra de tradición y futuro

Queda por visitar, en cualquier época del año, el Futuroscope de Poitiers: imágenes interactivas, en relieve, a 360°... Después de la fascinación de tanta tecnología futurista, nada más relajante que una vuelta a los orígenes a base de especialidades locales, para darse un homenaje con esos caracolillos grises que los de Charente llaman «cagouilles» y los de Poitou «lumas», el sabor de la «éclade» o la «mouclade» (plato de mejillones), la caldereta y las «mojettes» (judias blancas)...

¿Le gustaría descubrir Poitou-Charentes? Reserve su alojamiento en uno de los hoteles restaurantes Logis de la región y déjese seducir por el encantador marco de su destino.

¿Tiene un estupendo recuerdo de su estancia en Poitou-Charentes? Descubra en nuestra guía turística nuevos destinos para sus próximas vacaciones: con el mismo espíritu de Poitou-Charentes, disfrute de una estancia en la REGIÓN DEL LOIRA o dese un merecido homenaje en la región CENTRO. Y si desea el agua o el mar, consulte nuestra selección de estancias y reserve al mejor precio.