Volver
Logis Hôtels - Votre séjour en Basse-Normandie

Su estancia en Baja Normandía, con el agua a los pies...

La Baja Normandía, famosa por su maravilloso Mont Saint-Michel, nace en la región donde el Sena desemboca en la Mancha. Su costa florida contrasta con las vastas playas del desembarco y las costas en ocasiones abruptas del Cotentin. Hay que descubrirla del mismo modo que pasamos las páginas de un libro de historia…

Les playas llenas de recuerdos de la Baja Normandía

El desembarco ha dejado toda una estela de recuerdos. Sin embargo, del muro del Atlántico no queda más que un frente de mar bautizado Côte de Nacre (Costa de nácar) si bien entre Orne y Vire, las cuatro playas Sword, Juno, Gold y Omaha se extienden en más de 120 kilómetros. Antes de pasear por la zona, durante su estancia en Baja Normandía, visite Caen y su Musée pour la Paix (Museo por la Paz): un memorial sobrio que le dará la oportunidad de revivir, en pantalla gigante, la batalla de Normandía, tanto desde el flanco aliado como desde el alemán.

A la salida de la ciudad, dos carreteras llevan a Bayeux, ciudad del célebre tapiz de la reina Matilde. La primera de ellas, la que conduce a la abadía de Ardenne, prefiere las maravillas del románico y el gótico a la guerra: de visita obligada son Rots, Sequeville en Bessin o Norrey. Por el contrario, la ruta del Odon destaca los encarnecidos combates que se saldaron con tantas bajas inglesas. Un consejo, pare en una granja cercana al castillo de Fontaine Étoupefour para degustar la sidra o el pommeau fresco y burbujeante antes de seguir a la costa para llegar hasta la austera Omaha Beach.

Flanqueando la playa, una carretera permite el acceso al cementerio americano, desde donde se contempla el valle del Ruquet y la vía abierta por las unidades del Génie. Al noroeste, la localidad de Sainte-Mère-Église rinde homenaje a los paracaidistas americanos caídos para liberar a Francia.

La ruta del Mont Saint-Michel, un lugar de visita obligada en la Baja Normandía

El departamento de La Mancha, mascarón de proa del drakkar normando, se expone a poniente a las últimas olas atlánticas mientras que a oriente se extiende el terreno protegido de la bahía del Sena.

De peregrinaje al Mont Saint-Michel, no se prive del placer de atravesar esta lengua de tierra denominada Cotentin. De camino considere la posibilidad de navegar desde Saint-Vaast hasta la isla de Tatihou, donde se puede visitar el Musée maritime (Museo marítimo) y disfrutar de las dunas y los bancos de arena, territorios predilectos de las aves. De regreso a tierra firme, haga un desvío al castillo de Tourlaville, a 5 km al este de Cherbourg, para conocer la historia de los amantes Ravalet.

Su estancia en Baja Normandía le permitirá además disfrutar del encanto de la pequeña localidad de Valognes e ir hasta el fuerte de Pirou, haciendo un alto en la iglesia de Barneville-Carteret así como en la iglesia abacial de Lessay, último refugio para muchos.

La Baja Normandía, de Honfleur a Trouville

Mucho más al norte, y a algunos cientos de metros del estuario, Honfleur y sus filas de edificios muestran sus puestos de marisco. Al sur, Deauville y Trouville, reinas de la diversión y el juego, le invitan a probar su suerte en el casino o en las carreras... Para escaparse, la Cornisa normanda y la Costa Florida disponen de itinerarios que no se debe perder.

La gastronomía normanda: ¡el reino de la nata y la mantequilla!

Como Barbey d'Aurevilly, disfrute de la cocina normanda: un escalope normando con nata al vino, almejas y ostras de Courseulles y Saint-Vaast, o una tortilla de la Mère Poulard en el Mont Saint-Michel... durante una estancia gastronómica.

A continuación tendrá todo el tiempo del mundo para desentumecerse tomando la ruta de los parques y jardines que cruza Orne, Calvados y la Mancha. Un itinerario que permite descubrir una Normandía exótica en Plantbessin y Beaumont-Hague, clásica en el Mansart en el castillo de Brécy y fastuosa por la parte de Granville.

Reserve su próxima estancia en Baja Normandía en un hotel restaurante Logis y goce de una atención personalizada y hospitalaria en un ambiente tan acogedor como encantador.

¿Desea una estancia junto al mar (lien vers la page « envie de mer »)? Descubra nuestra selección de HOTELES RESTAURANTES LOGIS y disfrute de las numerosas actividades que le ofrecen los anfitriones de manera individual o EN FAMILIA.