Volver
Logis Hôtels - Votre séjour en Haute-Normandie

Su estancia en Alta Normandía, entre verdes prados y vestigios del pasado

Alta Normandía, esta región donde el verde de los prados se confunde con el azul de la Mancha, le invita a conocer su legado histórico a través de su patrimonio.

Alta Normandía ofrece un patrimonio excepcional

Durante su estancia en Alta Normandía, pasará por Dieppe, decana de las ciudades costeras francesas. La ciudad, frecuentada por la aristocracia debido a sus aguas, se extendió rápidamente hasta la campiña circundante. Así se descubrió el encanto de Varengeville, ciudad en cuya vidriera de la iglesia inmortalizó su firma Georges Braque antes de morir.

Los amantes de los faros apreciarán el del Cap d'Ailly en Sainte-Marguerite, justo antes de perderse por las gargantas de Petit-Ailly, bordear la Côte d'Albâtre, «robada» al mar, o recorrer los valles costeros de la región de Caux.

Le Havre, frente a Honfleur, bien merece una visita, de una parte a otra del estuario, y no deje de tomar el puente de Normandía, que mide tanto como los Campos Elíseos de París. A continuación, su itinerario en Alta Normandía le conduce al fuerte de Sainte-Adresse, denominado localmente «el sombrero de Napoleón». Con buen tiempo, el lugar ofrece uno de los más bellos panoramas de la Côte du Calvados.

Después puede tomar la ruta de las abadías por la carretera que va de Le Havre a Rouen. Saliendo de Trait, el bosque de Brotonne, encorsetado por los meandros del río, supone una agradable excursión. No lejos de ahí, en Caudebec, el oleaje muestra su cara más espectacular durante las grandes mareas equinocciales.

En Giverny caerá rendido ante el refinamiento de la casa «rosa y verde» de Claude Monet o soñará gracias a los nenúfares del estanque de las ninfeas. De Rouen a Vernon existe una carretera que bordea las riberas del Sena. Su estancia en Alta Normandía le desvelará, además, a las curiosidades del Vexin normando: la piedra de Gargantúa, la costa de los dos amantes, las esclusas de Amfreville...

Alta Normandía: las cicatrices de la historia

Aproveche su estancia en un hotel con encanto para conocer otros lugares igualmente sorprendentes. En Rouen y Évreux aún subsisten vestigios de la guerra de los Cien Años. Los amantes de lo pintoresco apreciarán los alrededores de la Abbaye du Bec-Hellouin, abadía fundada por este caballero anacoreta; las pequeñas iglesias decorativas de la llanura del Neubourg y de la meseta del Roumois surgen de entre las densas sombras de sus cementerios. Las casas con entramado de madera del viejo Rouen aún rememoran el juicio de Juana de Arco.

El Château Gaillard, castillo erigido en Andelys por Ricardo Corazón de León, domina el valle del Sena desde su torre del homenaje. Las viejas ruinas galo-romanas de Évreux, regadas por el Iton, contrastan con la arquitectura moderna de una ciudad reconstruida en la posguerra.

Su estancia gastronómica en Alta Normandía

En todas las «posadas» de calidad, los chefs le ofrecerán sus productos de la tierra: el pato a la sangre de Rouen, el lenguado a la «dieppoise» en la costa... Los amantes de los moluscos y del marisco se darán un merecido homenaje durante su estancia en Alta Normandía a base de mejillones, ostras y bogavante.

Nadie podrá resistirse a la tentación de una crujiente tarta de manzana regada con un vaso de excelente «bère», una refrescante sidra que debe presentar muy pocas burbujas y apenas espuma al servirla.

Escápese a Alta Normandía y durante su estancia desconecte en un hotel restaurante Logis de la región.

¿Le ha encantado su estancia en Alta Normandía? En nuestra guía turística descubrirá otras regiones de Francia y Europa. Puede aprovechar para hacer una excursión a la vecina BAJA NORMANDÍA o disfrutar de las innumerables atracciones de la región ÎLE DE FRANCE. Déjese seducir por el confort y la hospitalidad de un ALOJAMIENTO DE CALIDAD en un hotel restaurante Logis.